Cuida tu piel del frío

A pesar de que el clima ha estado tan variante estos últimos días, es evidente que ya estamos en época de frío; se acercan las fiestas decembrinas, los regalos, las vacaciones y junto con ello la piel reseca y escamada por causa del clima. Además en estas épocas se vuelven más recurrentes los barros y espinillas debido a que el poro se cierra por el frío.
Para evitar esto podemos y debemos recurrir a fuentes protectoras externas como cremas humectantes y bloqueadores; pero también es importante prevenir el daño ocasionado desde adentro; es por eso que a continuación mencionaremos algunos alimentos que podrían ayudar a los procesos inflamatorios de los barros y espinillas, así como el daño celular ocasionado por el clima.

Como sabemos; todas las células de nuestro cuerpo poseen una membrana externa que las protege, esta membrana está formada de lípidos y prevenir la oxidación de ésta nos ayudará a conservar por más tiempo y más saludables nuestras células incluyendo las células de la piel.

La vitamina E es una vitamina liposoluble, esto quiere decir que se absorbe con los lípidos y que por tanto está presente en la membrana de las células. Al comer alimentos ricos en vitaminas E como los aceites vegetales, las nueces, cacahuates, soya, así como los vegetales verdes como el brócoli y la espinaca, estarás protegiendo a la membrana de tus células de la oxidación y por consiguiente la muerte de la célula. Es importante no sobrepasar las recomendaciones diarias de vitamina E ya que se puede almacenar en hígado y causar un daño.

También tenemos a la vitamina C. Ésta al ser hidrosoluble se encuentra en la parte interna de la célula y trabaja en conjunto con la vitamina E para desarrollar un papel antioxidante. Alimentos como naranja, guayaba, limón, mandarina y piña contienen grandes cantidades de vitamina C.
Por otro lado; los barros y espinillas se producen cuando en el folículo donde se encuentra el vello se tapa por la queratina; esto ocasiona que el folículo se llene de sebo formando un ambiente propicio para bacterias; éstas a su vez disparan al sistema inmune y con éste los factores de inflamación que dañan la piel.

Para evitar los factores inflamatorios podemos consumir pescado; ya que su aceite contiene EPA (ácido eicosapentaenoico) un inhibidor del químico inflamatorio LTB4 y de esta manera reducir la producción de sebo.
Por último también se puede consumir té verde, que por su contenido de antioxidantes como la epigalocatequina-3-galato (EGCG) que tiene propiedades antiinflamatorias reducirás el proceso infeccioso de los barros y espinillas. Además hoy en día este té lo podrás encontrar en múltiples presentaciones y con diferentes saborizantes ya que el té verde por si solo tiene un sabor amargo. Es una excelente opción para mantener el calor y mantener tu piel hidratada en esta época de frío.

Facebook Comments

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *